Brujeria en el Pasagüero, el recuento de la misa negra en CDMX

El ambiente de un viernes de quincena por la noche no era el mismo, la confirmación del primer caso de nuevo coronavirus 2019 (COVID-19), pareciera haber disminuido el flujo de gente en las calles de la Ciudad de México.  

Sin embargo, no frenó la que hasta el momento, ha sido una de las noches más intensas en lo que va de este 2020. Brujeria, la banda de Grind CoreDeath Metal, escogió el 28 de febrero y a la capital mexicana para la segunda fecha de su gira por nuestro país para promocionar su nuevo sencillo, Amaricon Czar.

El Pasagüero, fue el recinto seleccionado para la misa negra de Juan Brujo y compañía y sí, junto a bandas nacionales como Fumata y Surgery y a los californianos, Sangre; Brujeria refutó porqué es una de las bandas de culto más importantes en la escena Metalera.

Arranca el llamado a la misa negra…

Los oriundos de la CDMX y San Luis Potosí, Fumata, en punto de las 21:00 horas tomaron el pequeño escenario del Pasagüero e iniciaron las hostilidades, dentro ya se percibía una pista bastante concurrida, aunque las mesas del lado derecho del lugar, aún se veían vacías. Afuera aún había gente, esperando a los amigos y demás, recordemos que era viernes de quincena godín.

Fumata, con distorsión y riffs ensordecedores logró con éxito que todos los “aspirantes a formar parte del ejército de Brujeria”, estiraran sus cuellos para el resto del headbangueo de la noche.

Sin embargo, el calentamiento se volvió aún más intenso de la mano de Surgery, quiene con su Death Metal directo desde el Estado de México, causó los primeros estragos de un mosh pit frente al escenario.

  • Sin duda, la selección de teloneros fue uno de los plus de la noche.
Surgery.
Foto: Oscar Cruz.

Directo desde Califas, Sangre…

Ya dándole ritmo al recital de Death Metal con tintes chicanos, liderados por Henry El Sangrón Sánchez; Mike Reyes, Josh Durante y Sergio Lopez, saltaron al frente de un Pasagüero ya a tope y, a pesar de haberse topado contra la desesperación de ver a Brujeria, lograron cerrar un show en el que se vio la razón por la que son el grupo cobijado por Peach y Juan Brujo.

Obviamente con la influencia de Brujeria y bandas como Deftones, Slayer, Tool, Pantera y Sepultura, Sangre estremeció las entrañas de un Pasagüero inundado por una marea de playeras negras que saltaban conforme su presentación subía de tono en cada uno de sus temas.

Dicho sea de paso, El Sangrón también calentó motores antes de retomar el escenario con Brujeria, a pesar de que un par de inconformes, con algunos gritos, trataron de bajar a Sangre, nadie los tomó en cuenta.

Foto: Oscar Cruz.

Desde Cuiden a los Niños hasta Marijuana, así el brutal show de Brujeria 

Ya pasaban de las 23:30, cuando de entre el público, fue abriéndose paso una fila de personas con el rostro cubierto, para después terminar en el escenario, de fondo sonaba El Médico Brujo del Loco Valdés.

  • Juan Brujo ya estaba al frente de todos y bailaba, la misa negra estaba a punto de comenzar.

El despliegue de Death Metal arrancó con Cuiden a los Niños para rematar inmediatamente con La Ley del Plomo, el Pasagüero se convirtió en una auténtica zona de guerra con mosh pits del lado izquierdo y al centro del lugar, empujones, codazos y un vaivén de los presentes era la danza del estreno de Amaricon Czar en la Ciudad de México.

Contrario al auténtico caos que se vivía al centro y lado izquierdo del escenario, a la derecha, en el área de “mesas donde servían botellas”, la intensidad no era tanta, sin embargo Colas de Rata provocó que la gente que estaba en esa área, saltara y headbangueara con más intensidad. Tal vez las locuras del Pinche Peach -la cara pública de Brujeria-, tuvieron que ver.

Por un momento, parecía que las hostilidades habían bajado de intensidad, pero Peach y el Brujo junto a El Sangrón, le metieron turbo y con El Desmadre, La Migra (Cruza la Frontera II), Hechando Chingasos (Greñudos Locos II), Vayan Sin Miedo y Satongo, el Pasagüero volvió a estremecerse.

Ya muchos que habían guardado su lugar en la vaya abortaron la misión y se echaron hacia atrás, uno que otro, a pesar de ya estar cansado, seguía en los mosh pits que no paraban de girar, otro más que a pesar de traer un bastón, no se dejó intimidar ni cuando sonó una de las más esperadas, Brujerizmo.

Foto: Oscar Cruz.

La misa negra siguió con Anti-Castro, Marcha de Odio, Revolución, División del Norte y Consejos Narcos. Aún hasta para los intensos fanáticos de Brujeria, la intensidad de la noche ya había comenzado a mermar sus fuerzas, pero el ritual seguía.

De cara a la recta final, el Brujo volvió a darle fuego a la intensidad y otro de sus clásicos, Raza Odiada (Pito Wilson) fue coreada con dedicatoria especial a cierto presidente del país vecino del norte. Inmediatamente sonó uno de sus tracks más recientes, No se Aceptan Imitaciones.

Foto: Oscar Cruz.

Obviamente, la batalla campal tenía que cerrar con Matando Güeros, ya con el Brujo y su machete al centro de Pasagüero, la misa, había terminado. Ya como despedida, el coqueto baile de Marijuana fue el marco de la despedida de Brujeria y la extrema presentación de la que fue testigo el Centro Histórico de la Ciudad de México.

Al final, al calor de los tragos coquetos, hubo algunos fans de la vieja escuela de Brujeria que, no dudaron en señalar que faltaron algunas canciones de ley, pero que a fin de cuentas, la misa negra había cumplido su objetivo, reventar los tímpanos de los soldados del Brujo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s